Porque todos tenemos derecho a la vida

Cuidar las señales de tránsito es la mejor manera de expresar el tipo o la calidad de cultura vial al que pertenecemos. Estas hacen posible que los caminos sean transitables y se pueden comparar con un pavimento en excelentes condiciones ya que facilitan la movilidad, permiten distribuir organizadamente los flujos de vehículos y peatones y hacen del tránsito una actividad segura, si son cuidadas y respetadas por todos los actores de las vías.

Es diferente ver una señal de tránsito en muy buenas condiciones, a verla en pésimas, malas o regulares condiciones. Las señales son el indicador del respeto y el lugar que ocupa la defensa de la vida para una sociedad o una comunidad. Reflejan si la cultura vial que nos circunda y de la cual hacemos parte es cuidada por todos, promueve la vida y la convivencia o si por el contrario es caótica, no le importa la vida de la gente de la comunidad y hace que la ley de la selva, donde el más fuerte sobrevive, sea el modelo a seguir.

Las señales de tránsito nos ayudan a leer las vías, a tener una ruta, a organizar la movilidad. Cada vez que alguien hace algo contra una señal de tránsito está haciendo algo en contra de la comunidad en la cual está ubicada, en contra de la organización social y en contra de la seguridad de todas las personas que se mueven por el entorno donde está la señal. Dañar una señal de tránsito, es pues, atentar contra la vida de adultos, niños y ancianos porque está impidiendo la organización de la movilidad.

 Hay quienes rayan las señales con marcadores, puntas, lápices u otros objetos. Cada quien que deteriora una señal deja su huella sin pensar, tal vez, en que la superficie donde escribe, raya, pinta, modifica, hace daño, debería ser objeto de culto, digna de veneración y respeto porque es aquella que salva vidas, las de los niños, los ancianos y los adultos de la comunidad.

Aunque las huellas a veces son ininteligibles, parecen rayones hechos por niños, es evidente que quienes deterioran de esta forma las señales son personas adultas, con la estatura suficiente para alcanzar la superficie de la señal y establecer su presencia en el mundo de esta forma inadecuada. Ello sin hablar de los soportes verticales que las sostienen, los cuales están atiborrados de calcomanías, peladuras de la pintura y marcas de lápiz y plumón, entre otras muchas intervenciones impropias.

Es deseable que los niños entiendan el respeto por el otro y por lo otro. Que sean ellos quienes sancionen socialmente estas prácticas, apoyados por los adultos de referencia, padres o cuidadores, que el colegio y la escuela refrenden el compromiso tácito de cuidar lo que es de todos y para todos. Asimismo que los adultos de las comunidades tanto educativas como de vecinos comiencen por hacer un inventario de señales de tránsito del vecindario y soliciten a la autoridad de tránsito de la región o localidad la reparación, mantenimiento o reposición de las señales deterioradas así como se comprometan con acciones a cuidarlas y salvaguardarlas.

Las señales de tránsito son los principales salvavidas e instrumentos para promover la seguridad vial en el camino. Que sean ellas el reflejo de lo que somos como personas, como comunidad y como especie.

Guillermo Camacho Cabrera
Correo electrónico: culturasviales@gmail.com
Sitio Web: http://sites.google.com/site/culturasviales/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

CulturaVial.net

Comunidad para el cuidado de la vida - Información sobre cultura vial, educación vial, seguridad vial y transporte

Papel y signos

Porque todos tenemos derecho a la vida

A %d blogueros les gusta esto: