Porque todos tenemos derecho a la vida

Caminaba hoy por plena Calle 85 en Bogotá, entre las Carreras 13 y Autopista Norte (para quienes no conocen, es una vía principal que conecta la Autopista Norte con la Carrera 11 famosa por ser la puerta de entrada a la llamada Zona Rosa de la ciudad, con aceras amplias que habilitan el camino a los peatones), en compañía de Don Eduardo Ojeda, un prestigioso ingeniero de la ciudad, cuando nos sorprendimos juntos al notar que salía un automóvil de una zona de parqueo de un edificio y su conductora no tuvo reparos en continuar su camino cruzando por la acera a pesar que nosotros íbamos a pasar y otros peatones también.

Mi exclamación fue: “¡Siga, usted primero!”. Casi todas las personas saben en Bogotá que el peatón tiene prelación en las vías, de acuerdo con el Código Nacional de Tránsito. Don Eduardo apenas sonrió y yo le dije, no sin sarcasmo: “si eso es en un andén o acera ¿cómo será en la calzada?”.

En nuestras ciudades de América Latina nos encontramos con diferentes tipos de conductores y se hace necesario cualificar la cultura vial para que sea como el conductor que encontramos unos pasos más adelante por la misma Calle 85, quien detuvo su auto y nos dio paso en el cruce de una intersección. Siempre los peatones tienen prelación frente al automóvil y es de conductores sabios y prudentes respetarles y cuidar su integridad.

Que no suceda como la señora que conducía hoy por la acera en la Calle 85 en Bogotá, ¡no nos vio! O lo hizo muy tarde.

Ya decíamos el 12 de agosto: La cultura vial se basa en dos premisas fundamentales: “la capacidad de vernos a nosotros mismos y la capacidad de ver al otro”. Está en desarrollar esa capacidad, la principal fundamentación para cultivar una cultura vial que proteja la vida.

Guillermo Camacho Cabrera
Correo electrónico: culturasviales@gmail.com
Sitio Web: http://sites.google.com/site/culturasviales/
Flickr: http://www.flickr.com/photos/culturasviales
Facebook: http://es-la.facebook.com/culturasviales

PD: Quise hoy tomar una fotografía del Reloj homenaje a los secuestrados que puso la Alcaldía Mayor de Bogotá en la Estación Héroes de Transmilenio y pregunté a un agente de Policía si debía contar con un permiso especial para hacerlo. La respuesta fue que debo tener un Oficio (documento) de Transmilenio donde me autorice a hacer la fotografía. Indagué en el Sitio Web de Transmilenio y me dirigió a una Oficina de Quejas y Reclamos de la Secretaría General de Bogotá desde donde dirigí un Derecho de Petición (consagrado en el artículo 23 de la Constitución Política de Colombia), requiriendo de forma respetuosa el permiso por escrito a Transmilenio. Espero que me sorprendan muy rápido con una respuesta positiva. Les seguiré contando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

CulturaVial.net

Comunidad para el cuidado de la vida - Información sobre cultura vial, educación vial, seguridad vial y transporte

Papel y signos

Porque todos tenemos derecho a la vida

A %d blogueros les gusta esto: