Porque todos tenemos derecho a la vida

Bogotá D.C., Colombia, jueves 13 de mayo de 2015

 

Señor
Rector
Universidad Manuela Beltrán
Ciudad.

 

Respetado señor Rector:

Reciba mi atento saludo, sin alegría y con luto.

Anoche una usuaria de bicicleta en Bogotá de nombre Erika Delgado, paisana de la prócer de donde su universidad toma su nombre, pues ella y Manuela Beltrán eran oriúndas del departamento de Santander, una de Bucaramanga y la otra de Charalá, falleció atropellada por un bus dual de Transmilenio en el sitio exacto donde parquean indebidamente sus buses para atender los y las estudiantes que deben transportarse hasta su sede sobre la Avenida Circunvalar.

Entiendo las múltiples ocupaciones de un rector, cabeza visible ante la sociedad de una Universidad como la que usted dirige. Lo que no entiendo es cómo sus buses estacionan indebidamente, recogen estudiantes y no hay dolor por la muerte de Erika, que puede ser Manuela, Francisca, Juana o Dolores en otra ocasión.

 

 

Con todo respeto y como ciudadano de a pie, quisiera conocer, por simple curiosidad, el Plan Estratégico de Seguridad Vial de su Universidad (ordenado por la Ley 1503 de 2011 y reglamentado mediante Resolución 1565 de 2014 del Ministerio de Transporte), y cómo este cuida, defiende y respeta la vida de su comunidad universitaria, de la cual era un miembro muy importante Erika por ser una ciudadana que se desplazaba por su vecindario y quien transitaba por el área de influencia del transporte que su universidad contrata o regenta. Sus buses están invadiendo el carril preferencial del transporte público sobre la Carrera 7 en Bogotá, impiden la visibilidad total de la vía y también el paso para quienes necesitan transitar por ahí en bicicleta y, adicionalmente, se promueven como cuidadores de la ley en “uno de sus paraderos” en su página Web institucional.

 

UMB

De acuerdo con mi humilde criterio cualquier permiso, pase, justificación o razón para dejar que sus buses estacionen en el sitio indicado por el mapa queda revaluado con la muerte de Erika anoche.

Señor Rector, a su posición de vocero principal y cabeza visible de la Universidad que dirige solo le cabe presentarle a la ciudad soluciones.

La más digna con la familia de Erika y en su memoria con todos los biciusuarios de Bogotá es ofrecer disculpas públicas y reconocer que su Plan Estratégico de Seguridad Vial no existe o está mal formulado o implementado, que su práctica referida a “uno de sus paraderos” es vergonzosa y que su Universidad echa por la borda todo discurso en investigación en transporte que puidera realizar, por falta de coherencia.

También debe revaluar de manera urgente la ubicación de “sus paraderos”, en beneficio de sus estudiantes, docentes, conductores, familias y de toda la comunidad bogotana que transita por el área de influencia de sus buses, carros, coches, medios de transporte.

No le conozco personalmente, tampoco por referencias. Su nombre no es visible en la página institucional de su Universidad. Por ello me dirijo a usted como Señor Rector, sin nombre propio, esperando que en algún momento usted o quien haga sus veces tome conciencia de que lo más importante cuando transporta personas es el cuidado de la vida.

La ciudad queda a la espera de sus disculpas públicas, a la del mejoramiento de “sus paraderos” y a conocer el Plan Estratégico de Seguridad Vial de su Universidad.

Llorar a Erika no la devuelve a la vida, pero permite expresar el dolor por su muerte absurda. En sus manos está la prevención de nuevas muertes y fallecimientos por accidentes de tránsito en “sus paraderos”.

Cordialmente,

 

Guillermo Camacho Cabrera
Comunicador social Periodista

Anuncios

Comentarios en: "Carta abierta al señor rector de la Universidad Manuela Beltrán en Bogotá" (3)

  1. Erika camina, pasaba la cr 7ma. Des- Información lucha por culpar el uso del casco.

  2. JOSE LUIS MENDOZA dijo:

    Lo insólito es que toda la ciudad conoce de los excesos y malas maniobras de los conductores de transmilenio y el SITP. La única desgracia de la Universidad fue estar presente en este momento porque así como era el bus en que los estudiantes bajamos de la Universidad, con el derecho a la movilidad que también tenemos, pudo haber sido otro bus de transmilenio o el SITP. Acaso fue el bus que nos bajo el que atropello a la niña?. Qué injusto señor, los estudiantes también tenemos derecho a movilizarnos, las vías son públicas es decir del público. Los estudiantes no somos público señor?

  3. Gabriela Suescun dijo:

    No me parece coherente lo que afirma el señor de la carta ya que como lo dice la otra persona las vías son publicas y como pudo ser una una ruta de la Universidad Manuela Beltran pudo ser cualquier otro bus,carro,motos,etc. En vez de andar buscando excusas y culpables deberíamos buscar soluciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

CulturaVial.net

Comunidad para el cuidado de la vida - Información sobre cultura vial, educación vial, seguridad vial y transporte

Papel y signos

Porque todos tenemos derecho a la vida

A %d blogueros les gusta esto: